Cuatro mujeres y tres hombres, fueron puestos en cuarentena al haberse comprobado que traspusieron la frontera, y no se descarta que intentaron llegar a la ciudad de Clorinda con intenciones de percibir algún tipo de beneficio económico.

Efectivos policiales de la ciudad tuvieron una mañana bastante agitada en la zona de frontera ya que se registraron dos hechos en los que se detuvo a personas que ingresaron a la ciudad de manera ilegal.

En el primer caso se sorprendió a dos mujeres de nacionalidad paraguaya que por un paso clandestino ingresaron a territorio argentino y fueron vistas por efectivos policiales.

Ambas señalaron ser de la ciudad de Ñemby y por tal motivo se iniciaron todos los protocolos correspondientes, ya que se trata de un lugar con circulación viral, y tras ser examinadas en el hospital Clorinda fueron derivadas a sede policial donde se iniciaron las actuaciones de rigor y luego fueron trasladadas ambas hasta la Unidad de pronta atención a la Emergencia Covid-19 (UPAC) en la ciudad de Formosa.

El segundo caso se registró, alrededor de las 9.30 de ayer, cuando en una recorrida personal policial de civil se percató de la presencia sospechosa de un automóvil que al ser observado se retiró del sector fronterizo de San Juan y Barrera y posteriormente el vehículo fue interceptado en la calle Hertelendy entre Ayacucho y Chaco-

Se trataba de un Fiat Uno color blanco que trabaja como remis y en su interior estaban el conductor y otros dos hombres, todos de nacionalidad paraguaya pero radicados en territorio argentino. Tras realizarse todas las averiguaciones y controles necesarios también fueron remitidos a la UPAC.

Estos no fueron los dos únicos hechos, pues hubo una tercera intervención policial, en este caso con dos mujeres que también estaban en similar situación documentológica que los anteriores y por ende fueron controladas y luego remitidas a la UPAC.

Las siete personas, cuatro mujeres y tres hombres, fueron puestos en cuarentena al haberse comprobado que traspusieron la frontera, y no se descarta que venían a Clorinda con intenciones de percibir algún tipo de beneficio.

Ricardo Romano
ricardo.romano.cn@outlook.com