El procedimiento se realizó en pleno río el jueves a la madrugada. El comercio de la segunda ciudad se mostró molesto por el trato de las autoridades del vecino país

La Prefectura paraguaya y el Departamento Técnico Aduanero de Vigilancia Especializada (DETAVE) decomisaron a los tiros cajones de tomates clorindenses que estaban siendo llevados para comercializar en ese país. El procedimiento se realizó en pleno río Paraguay el jueves a la madrugada.

La propia Aduana paraguaya informó en su sitio oficial que se trató de “un operativo anti contrabando realizado en zona ribereña, sobre el río Paraguay, a la altura de Itá Enramada”, que tiene enfrente, en territorio argentino, a Puerto Pilcomayo.

El detalle de lo incautado es, según el organismo, 1.920 kilos de tomate, 400 kilos de cebolla, 450 kilos de azúcar, 380 kilos de zanahoria y 135 litros de aceite comestible, “sin la documentación legal correspondiente”.

El procedimiento estuvo a cargo de agentes de la Coordinación Operativa de Investigación Aduanera (COIA), dependiente de la Dirección Nacional de Aduanas, con apoyo de efectivos de la Armada y Prefectura Naval.

Incidentes
“Se tiró gente al agua con los cajones de tomate y las bolsas de azúcar porque estaban siendo acorralados por la Marina paraguaya”, detallaron a la Corresponsalía de La Mañana.

Se recordó que el día anterior, el miércoles, hubo un importante incidente en el Mercado de Abastos de Asunción, donde se incendiaron puestos de venta en protesta por el decomiso de cajones y bolsas de papa y tomate provenientes de Clorinda.

Tanto el tomate como el azúcar son productos que el Paraguay tiene prohibido el ingreso desde Argentina, porque las autoridades vecinas afirman que atenta contra una incipiente producción local.

Trato justo

La situación despertó la alarma del sector comercial clorindense, que exige igual trato al que se tiene con los paraguayos en tierra argentina, sobre todo en esa ciudad, donde el intercambio fronterizo incluso va más allá de lo puramente comercial.

Se recordó que este año la gente de Nanawa cortó el puente Loyola y la pasarela La Fraternidad para protestar contra controles migratorios hechos por las autoridades argentinas, algo que por ley corresponde en todos los puntos fronterizos. “Por pedir el documento para pasar de un país a otro, algo que ocurre en cualquier lugar del mundo, menos entre Clorinda y Nanawa”, se remarcó.
La Mañana

Ricardo Romano
ricardo.romano.cn@outlook.com