Ricardo Romano

Cuesta creer que la UCR, un partido popular y que siempre estuvo a la vanguardia de los derechos del pueblo, guarde silencio cómplice con las medidas antipopulares que toma el gobierno de Macri, es como si el radicalismo fuera inexistente.
Los temas de la educación, la salud, la pobreza, inflación, inseguridad y la creciente exclusión, son temas que angustia a la mayoría de la población, como pretenden hacer creer a un jubilado o a un trabajador que la inflación disminuye mientras los precios de los productos y servicios que consume convierten sus salarios en migajas, vemos como cada día se pulverizan los dineros de las jubilaciones y de los empleados. La clase media que mayoritariamente votó a Macri, ya perdió la confianza y tras la pérdida de confianza realizan los genuinos reclamos.
Quién le va a decir a nuestros jóvenes que hay más trabajo, mientras los ” afortunados” que tienen uno no saben hasta cuándo, y los demás pierden cada vez más las esperanzas, porque nadie les da un empleo y mucho menos un empleo digno y cuando digo digno es que sea con un sueldo acorde a su trabajo.
El kirchnerismo usaba la pobreza para perpetuarse en el poder, hoy con el macrismo el modelo se repite, con otros modos, pero igualmente sanguinario y salvaje.
El radicalismo que conocí, por el que luché y milité, era el de los sueños de libertad, de igualdad, de solidaridad, de progreso, de dignidad del ser humano. Era el de una democracia en serio, que debía mejorarse cada día, nunca el de una democracia pervertida, inmoral, mezquina y para pocos. Porque las necesidades traen dependencias, el asistencialismo es querer comprar tus derechos.
Dónde quedó la voz del radicalismo, veo dirigentes que solo están buscando acomodarse en oportunismos tramposos, absolutamente contrarios a nuestra historia y a nuestra doctrina partidaria, arriando las banderas de Hipólito Irigoyen, de Leandro Alem, de Raúl Alfonsín y de tantos radicales que hicieron grande a nuestro partido por más de cien años.
Los militantes se revelan, pero están sometidos por los dirigentes que solo buscan un cargo de cualquier tipo y hacen lo que sea para congraciarse con Macri. Hasta traicionar a amigos y compañeros de lucha.
No van a terminar con la UCR, cuando Macri y su partido vecinal, el PRO, sean solo una historia, el radicalismo seguirá de pie porque hay hombres como Ricardo Alfonsín, que, alzando las verdaderas banderas partidarias, no entra ni entrará en prebendas a espaldas del pueblo, por eso no aceptó ser parte de este gobierno de derecha.
“Que se rompa, pero que no se doble”

ADA ROMANO
ricardo.romano@clorindanoticias.com

Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, array must have exactly two members in /home/clorinda/public_html/Sin.Vueltas/wp-includes/class-wp-hook.php on line 288