Ricardo Romano
El soldado clorindense Guillermo Cuellar, héroe de Malvinas, hizo un relato de su vivencia en la guerra de Malvinas, un relato crudo, real y doloroso que queremos compartir. Esto decía:

Yo para el día 2 estaba saliendo en el grupo artillería 3 de Paso De Los Libres, yo era sirviente nro. 3 de la 6ta pieza del cañón, cada cañón lleva integrante de 6 grupo, está el cabo, el dragoneante y después está el oficial inductor que da la derivación a donde tenes que tirar y eso. Son cañones automáticos que maneja el apuntador y bueno y yo no sabía que iba a ir a la guerra.
Estaba cumpliendo mi servicio militar obligatorio, vine de licencia de 15 días, casi no vine porque me robaron mi ropa y no podía venir y Rolón que era mi compañero, le dijo al jefe del grupo, señor yo le voy a conseguir ropa para que él se vaya también de licencia, y me consiguió una remerita que no me entraba, pero vine, vine con una remerita roja, yo tenía 47 kilos y 18 años.
Cuando me fui yo sabía de acá de Paso De Los Libres fuimos hasta Rio Grande, en Rio Grande bajamos y nos fuimos en Rio Gallegos y de ahí nos llevaron a Comodoro Rivadavia a las 2 de la mañana.
Allí nos embarcaron en un avión hércules a Puerto Argentino, llevamos 17 cañones 105 y 250 soldados, nosotros las 2 am salimos y para las 4 estábamos en Puerto Argentino y ahí nos movilizamos. Sentí un frio que jamás los del norte sentíamos, jamás en mi vida lo sentí, el viento te rompía todo, y bueno dije ya estoy, solo Dios sabe lo que va a pasar.
Fuimos después a los 14 días a buscar nuestra posición, trabajábamos día y noche, estábamos esperando que lleguen los ingleses para compartir con ellos, después empezamos a tirar todo el día, que ellos habían sido venían despacito, ya estaban en Bahía San Carlos estaban los gurcas, los comandos ingleses queriendo desembarcar ahí. Estaba el regimiento 12 de Mercedes comando y estaban el escuadrón Alacrán con 6 ametralladoras pesadas y con 5 misiles que le estaba manteniendo ahí con todo, hasta que desembarcaron, después del regimiento 12 de Mercedes se quedaron sin municiones y el escuadrón Alacrán retrocedió, nosotros teníamos que abastecer a la infantería, teníamos que disparar nuestros proyectiles de cañón por encima de la infantería, para que no avancen ellos, tirábamos, un desastre total, y sabes que entraban los cañones 105 eran pesados y cada vez que hacían 7 o 8 disparos, 54 kilos pesa cada proyectil, y nosotros teníamos que sacar afuera y poner, toda la noche, en el último ataque me hirieron, gracias a Dios fue en el último, ahí murió mi jefe y otros 6 soldados, pero seguíamos combatiendo, y todo eso sin comer sin nada, y aguantamos todo lo que era, ya estábamos en el baile. Yo le decía a mis compañeros, que Dios me disculpe, un compañero lloraba, vos sos hombre y no llores, si morimos, morimos, no vayamos a retroceder, no queríamos rendirnos, pero ahí los jefes por cagones que son, el general Menéndez y Nicolaide pidieron la rendición y si nosotros sabíamos 2 días más y se iban a ir, si no tenían más nada, si la fuerza aérea le hundió muchos barcos.
A nosotros nos dicen el “glorioso grupo artillería 3” nosotros hicimos todo de corazón, me aprieta el corazón, pusimos todo hasta la última, nosotros no teníamos ni abrigo, yo tenía puesto 3 medias debajo de mis pies que no aguantaba del frio. Los ingleses tenían todo, dormían bien tenían abrigos, nosotros no teníamos abrigos, ni comida, a veces nos llevaban cocido caliente sin azúcar. Cuando no podíamos sacar los cañones sabes cómo te pateaban como si fuera que sos un esclavo y pregúntale algún día a Rolón, nosotros 5 días nos quedamos en un camioncito que era de los ingleses que estaba tirado y nos quedamos dormidos yo tenía mi arma adentro, pero en ese momento hicimos mal, pero era del sueño, nos castigaron 5 días sin dormir, día y noche nos ponían guardia.
Hacíamos de 5 hilos de alambrado para que quede nuestra posición a propósito dentro de ese hacíamos el pozo con esa palita Lineman le decía que ese cortito ni medio metro no tiene y tenes que romper la piedra así, vos sabes que nunca me voy a olvidar todo eso, que me iba a matar corderos, yo me salvaba, mira si yo pisaba el campo minado, iba y traía dos o tres para cocinar en el rancho de tropa, nosotros le decíamos la morocha a la cocina que teníamos ahí yo lleve 3 corderos para que coman mis compañeros, a lo último me hirieron y al otro día se rindieron, pero pusimos todo. Argentina se rindió por Galtieri ese borracho, sabes que porque ya estábamos muriendo todos, pero no porque no tenemos respeto, ellos también vinieron y chocaron con un tremendo ejército que le puso con la edad que teníamos no es como los chicos de la guerra pero teníamos coraje y huevos el soldado argentino, chocaron con una piedra que no pensaron, que le íbamos a hacer batalla hasta lo último, dimos todo lo que jamás un soldado argentino que así y siempre, el día de mañana tu nieto tu hijo tenes que decirle que somos bien machos en la guerra con los 8 meses de instrucción que teníamos y era pesado, a veces no comíamos y tienen que agradecer que tienen soldados que son corajudos porque éramos criaturas y jamás se van a olvidar que chocaron los ingleses con unos soldados que teníamos sin preparación, pero teníamos huevos eso te puedo decir a cualquiera, pusimos todo, y ese todo mi todo lo que yo pasé te pase de verdad sufrí mucho pero me fui para pelear por lo que es nuestro.
El día de mañana cuando no estemos más para que todas las generaciones nuevas digan que somos buenos argentinos y tenemos soldados para rato y te digo algún día va a flamear la bandera argentina de nuevo ahí, ellos diplomáticamente no nos van a dar, porque hay mucha riqueza, pero te estoy contando la verdad.
Dios es grande y te conté todo lo que pasé, no éramos chicos de la guerra como dicen, “éramos hombres de verdad” que jamás retrocedimos, en primer lugar, formoseños y chaqueños y correntinos no somos de correr así nomás nos tienen que matar bien, los ingleses hasta ahora viven peor que nosotros, ellos no vinieron a pasar vacaciones acá, ellos pensaron que iba a ser fáciles para ellos, pero chocaron con una piedra que jamás pudieron romper.

ADA ROMANO
ricardo.romano@clorindanoticias.com

Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, array must have exactly two members in /home/clorinda/public_html/Sin.Vueltas/wp-includes/class-wp-hook.php on line 288