Dijo estar desesperada y en la calle por no poder pagar un alquiler. Ingresó a una de las viviendas listas para ser entregadas a sus adjudicatarios. Funcionarios ofrecieron dar trabajo a su pareja

Ayer a la madrugada, una mujer embarazada y con cuatro hijos menores irrumpió a una vivienda del IPV -a la que ingresó por una ventana-, exigiendo ser adjudicada por estar “en la calle”.
La mujer dijo estar desesperada y sin poder pagar un alquiler, por lo que después de cuatro años de espera de una respuesta por parte del IPV, decidió usurpar la casa y se resistía a ser desalojada.

El episodio se produjo en una de las 46 viviendas listas para ser entregadas a sus adjudicatarios y el hecho movilizó rápidamente a efectivos policiales, asistentes sociales y funcionarios locales del Instituto Provincial de la Vivienda. Todos buscaban que la mujer depusiera su actitud.
La Mañana

ADA ROMANO
ricardo.romano@clorindanoticias.com