A consecuencias de buscar un techo y lugar donde vivir y criar a sus hijos, la señora Liz Cabral perdió su embarazo de 20 semanas de gestación.
Según lo manifestado por los familiares y piden que esto se resalte es “que los policías apostados en el lugar (un número exagerado y excesivo de efectivos) no les permitieron en ningún momento acercarse a la señora dentro de la vivienda, que por cierto ésta, estaba cerrada de puertas y ventanas, ni siquiera para brindarle comida y agua, aun sabiendo que no había ingerido ningún tipo alimento y obviamente también, que estaba embarazada.
Comentaron también que luego en un momento y tras la insistencia de una tía y de los que asistieron al lugar, lograron preguntar desde afuera si se encontraba bien y/o necesitaba algo?, a lo que la señora respondió que quería agua. A raíz de esto la tía consiguió el líquido vital pero nuevamente no le permitieron dárselo. Tras esto, una oficial toma el vaso y la botella de agua y se lo lleva por atrás de la vivienda.
Cabe mencionar que la casa estaba totalmente rodeada de policías y en su interior estaba la señora Cabral junto con dos o tres efectivos policiales de sexo femenino”.
También lo comentado por vecinos es que, “era impresionante ver la cantidad de policías en el lugar y el operativo que montaron para desalojar a la mujer embarazada de 5 meses”.
Luego de todo esto y tras salir de la vivienda, la señora fue hospitalizada por presentar fiebre alta. Minutos después fue informada de que había perdido su embarazo.

ADA ROMANO
ricardo.romano@clorindanoticias.com