Esta “familia” constituida a partir de 2015 tiene orígenes muy distintos. Los primeros (PRO) son personas que nunca vieron con buenos ojos a la otra parte de esta unión (UCR). Ya sus antepasados, cuando aludían a ella, la llamaban “chusma”; no tenían simpatía por los “galeras”, opinaban que hablaban mucho y hacían poco (mucha politiquería, solían decir) que gobernar era fácil y que había que resolver las cosas rápido y entre pocos. Que los resultados se verían pronto y que el país sería otro muy rápidamente, ya que decían representar algo nuevo que el mundo sabrá considerar.
Esto sucederá porque controlaremos los gastos; aumentaremos las tarifas, bajaremos la inflación, liberaremos el tipo de cambio, reduciremos la pobreza, entonces el mundo encontrará en la Argentina las mejores condiciones para invertir, eso generará más empleo, cuya inmediata consecuencia es el mayor consumo, lo que permite el aumento de la productividad. Se generarán las condiciones para exportar más y estabilizar la balanza comercial, lo que permitirá el ingreso de mayores divisas. Más o menos eso decían, con desmedido optimismo.
La otra parte (UCR) escuchó el relato; pero tenía la advertencia de sus parientes directos. Fíjense bien, tengan cuidado, miren que somos distintos, no hagan nada de lo que nunca hicimos, somos una familia de principios y valores, nos educaron para ser una concepción ética de la vida. No nos avergüencen con nuestro pueblo, nuestro compromiso es con ellos, nacimos con esa causa como consigna. A poco de andar, las cosas no fueron como se dijo. El miembro de la familia que ganó las PASO y la general, hizo las cosas que suponíamos que iban a hacer; y los otros, la UCR, no hizo lo que se había comprometido a hacer en una reunión de parientes en los pagos de Gualeguaychú. Se dedicó a decir a todo que sí. ¿Qué pasó? ¿En qué punto de la historia estamos?
El Radicalismo, el pibe humilde del Interior que decidió integrar la familia de la hija de un oligarca porteño, se aleja de sus valores, de su familia de origen y sus amigos. El padre de la novia le impone nuevas costumbres y nuevos “familiares y amistades”. Solo se dará cuenta de su error, el día que regrese al PUEBLO.
La Causa Radical

ADA ROMANO
ricardo.romano@clorindanoticias.com

Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, array must have exactly two members in /home/clorinda/public_html/Sin.Vueltas/wp-includes/class-wp-hook.php on line 288