Ricardo Romano

La Municipalidad de Clorinda amaneció con un cartel colocado frente al mismo en reclamo al pago del bono de $5.000 para los trabajadores municipales. Nuevamente Pedro Franco, en soledad, tomó la iniciativa. Los dos gremios comunales nunca se pronunciaron ni exigieron el pago del mismo.
La iniciativa de Franco tuvo sus frutos, ya que, a media mañana, no le quedó otra alternativa al jefe comunal que salir por los medios de comunicación a manifestar que el día 8 se estaría abonando el tan deseado bono. Se lo vio y se lo escuchó muy ofuscado, nervioso y malhumorado. Quizás el tener que estar todavía en Clorinda, cuando si de él dependiera ya estaría en Cuba o en Las Vegas. Trascendió que, enojado llamó a Formosa preguntando si le darían el dinero para hacer frente al pago de los 5000 pesos y la respuesta que recibió fue contundente “NO, ESO LO TENES QUE PAGAR VOS COMO EL RESTO DE LOS INTENDENTES”, le expresó su interlocutor del otro lado del teléfono.
Rotundo fracaso en su intentona de que la provincia lo auxilie económicamente. En su momento, ni bien se anunció el pago del bono a los trabajadores provinciales, salió públicamente a decir que no tenía el dinero y que solicitaba una audiencia ante el gobernador para que les diera la plata. Dijo además que otros Intendentes tenían las mismas intenciones, pero ninguno de sus colegas salió a ratificar sus dichos, en más la mayoría rápidamente anunció el pago con recursos propios.
Celauro en su momento dijo que la coparticipación provincial no le alcanzaba para pagar los sueldos y que echaba mano a los recursos genuinos. Resulta que hoy dijo que pagará el bono con la coparticipación de diciembre. La erogación unos 5 millones de pesos, la misma suma que recibió años atrás del gobierno de Mauricio Macri para estas mismas épocas.
Cuando reclamó la audiencia con el gobernador, dijo que tenía que pagar 7 millones de aguinaldo. Hoy dijo que el pago de aguinaldo le implicó una erogación de 4,7 millones, dejando en evidencia que infló los números- ex profeso- intentando justificar el no pago del bono.

¡ESTAN TODOS VIVOS!

Aparecieron los gremialistas junto a Celauro, evidenciado la clara subordinación al jefe comunal a cambio de vaya a saber qué cosa, aunque muchas sospechas a cambio de qué. Guardaron silencio de peón de estancia, cuando su patrón descalificaba a Pedro Franco como persona y como trabajador, demostrando el odio que le tiene a un hombre que solo ejerce sus derechos cuando considera que les están siendo vulnerados.
Hoy gracias a Pedro Franco, los municipales percibirán en días más el anhelado plus que seguramente será utilizado para pagar deudas.

ADA ROMANO
ricardo.romano@clorindanoticias.com