Tal vez mis expresiones en esta nota molestaran a muchos, pero no hacer una “Autocrítica” dentro de la U.C.R. es ser verticalista, y yo siempre aprendí que la mayor virtud que tiene nuestro centenario partido es la “libertad” de disentir y expresar libremente tu pensamiento.

Para ello comenzaré mi análisis, desde 1983, cuando “Raúl Alfonsín” con el apoyo popular mayoritario consolidaba la “Democracia” para todos los tiempos en la República Argentina, venciendo todos los obstáculos que debía enfrentar.

En nuestra provincia el Radicalismo ponía en 1983 a consideración de todos los formoseños la fórmula PEREIRA- PARAJÓN y como representante parlamentario a todos aquellos que coincidían con la plataforma electoral, compromiso partidario y algo fundamental “Representatividad Zonal” para que de esa manera las inquietudes y proyectos de las distintas zonas serían plasmadas en la Honorable Legislatura.

Hoy para estar en la lista de Diputados u ocupar un cargo en la mayoría de los casos, salvo honores y excepciones, tenes que ser el obsecuente o pariente del líder político de turno, responder a sus apetencias personales sin interesar si tenes votos o no, tal es así que algunos no pueden llegar ni a ser concejales de su pueblo por más pequeño que éste sea.

Desde 1987 seguimos haciendo el discurso tribunero que hay que derogar la “Ley de Lemas” pero en cada elección nos peleamos entre nosotros para ver quién lleva más sublema para de esa manera restarle mayor posibilidad al otro.

Criticamos permanentemente la “reelección indefinida” del gobernador. ¿Por qué no somos sinceros y reconocemos que la necesidad de la reforma de la Constitución del 2003 fue apoyada por algunos diputados que ingresaron por la U.C.R. permitiendo al oficialismo obtener los 2/3 de los votos de Diputados que se necesitaba, y que en la lista de diputados en el año 2001 incorporaron un diputado de extracción justicialista que al poco tiempo volvió a su partido con bombos y platillos, dejando a nuestros dirigentes a esa zona (Clorinda) prácticamente destruidos. Estas dos decisiones, totalmente equivocadas “yo no acompañé”, usando para ello el único recurso electoral, la Ley de Lemas.

Hablamos de Renovación y Recambio Generacional, pero si analizamos nuestra realidad, los actores son siempre los mismos.

Cuando fui Diputado me cancelaron la ficha de afiliación, por aceptar la “vicepresidencia 2da” pero ante los planteamientos que formulé conforme a derecho, me lo tuvieron que devolver. Hoy veo que como se pelean para ocuparla e inclusive publican como un logro, cuando ayer consideraban que era una deshonra.

Hoy nuevamente se pretende hacer un frente electoral, lo cual estoy “totalmente de acuerdo” pero siempre y cuando la columna vertebral y la cabeza de la Fórmula Gubernamental en las próximas elecciones sea la U.C.R., porque no quiero que seamos meros espectadores como lo somos hoy en el Gobierno Nacional.

Sé que mis expresiones pueden molestar a algunos, a quien le “quepa el saco que se lo ponga” no lo hago por resentimiento o porque aspiro a ocupar un lugar en la lista, no pretendo nada de eso, porque si así fuese saldría a recorrer la provincia, formaría un sublema, me pondría a la consideración de la gente, enfrentaría al oficialismo de mi partido, como lo hice varias veces y seguramente tendría el acompañamiento de la gente, Radicales y extrapartidarios, como lo tuve las cinco veces que fui electo diputado.

Qué pretendo:

1) Tener un partido abierto y participativo, con igual oportunidad para todos y no sólo para unos pocos obsecuentes.
2) Que quienes ocupen los cargos tengan la debida representatividad.
3) Que nuestra actitud sea coherente con lo que decimos.
4) Que cada partido político que conforma el frente electoral lleve su propio sublema para saber verdaderamente qué aportamos cada uno en este gran esquema, y con ello estaremos determinando el verdadero espacio de poder en el futuro gobierno.
5) Que nuestra plataforma electoral y programa de gobierno sea creíble, para de esa manera constituirse en alternativa y poder lograr que en el Sillón de Fontana se vuelva a sentar un “RADICAL”, como en el año 1963.
Por qué digo esto: porque es el pensamiento de muchos Radicales que por diversas razones no pueden expresarse; porque no quiero que se sigan cometiendo los mismos errores y porque considerando que los 35 años de militancia activa me dan la autoridad moral para efectuar una autocrítica, pero además, porque de las 18 elecciones nacionales y provinciales (desde 1983 al 2018) 17 elecciones en mi pueblo El Colorado, el Movimiento Blanco, al cual pertenezco a obtenido mayor cantidad de votos dentro de los sublemas de la U.C.R. ubicando a sus concejales, y la única elección que perdimos fue por razones de fuerza mayor. Tal vez podamos agregar que los tres municipios de mayor caudal electoral que gobernó la U.C.R. en 1987 (El Colorado, Vila Dos Trece, Mayor Villafañe) pertenecieron a este movimiento interno- evidentemente no estaban tan equivocados.

Si en algo mentí o me equivoqué en mi valoración hacérmelo saber con nombre y apellido como lo hice yo. Si esto sirve para reflexionar y corregir los errores bienvenidos sea, porque de esa manera lograremos que nuestro sueño de gobernar la provincia se haga realidad y estaremos cumpliendo el legado de Alem, Hipólito Irigoyen, Ricardo Balbín y Ricardo Alfonsín de tener un partido participativo.

Andrés Armando Peyró

D.N.I. N°11.118.228

ADA ROMANO
ricardo.romano@clorindanoticias.com