CARTA DE LECTOR

Ramón Filliez-Galeano Hace dos años la comunidad se ponía de