Por Ricardo Romano.

Parece ser que, en el radicalismo formoseño, a ninguna de sus principales figuras les interesa competir por la gobernación de la provincia.

En las elecciones pasadas, hubo grandes negociaciones entre el senador Naidenoff y el entonces ministro del gabinete nacional Ricardo Buryaile, finalmente fue Naidenoff el candidato, hoy según buenas fuentes el senador competiría por la intendencia de la capital de la provincia, también aspira ser intendente por cambiemos el eterno concejal capitalino Fabián Olivera, quien, si el candidato es Naidenoff, tiene pocas chances, según conocedores del tema.

Otra candidatura peleada y con dos precandidatos es la de diputado nacional, ahí apunta Ricardo Buryaile bus cando una inserción en la política después de su paso frustrado por el gabinete nacional y el otro precandidato, también es el eterno diputado, nos referimos a Martín Hernández, con un paso intranscendente dentro de la cámara de diputados.

En cuanto a la diputación nacional no sería una empresa fácil, hay dudas que el radicalismo logre una banca, los motivos serían más que evidentes, los votos los tracciona el candidato a gobernador y no hay candidato, también está el tema que muchos dirigentes radicales, sintiéndose ninguneados, traicionados por el PRO, estarían pensando en dejar ese espacio político (Cambiemos) y sumarse a otros proyectos que pueden ser dentro del Gildismo o dentro del nuevo espacio que está conformando Adrián Bogado.

Ricardo Romano
ricardo.romano.clorinda@gmail.com