Por Ricardo Romano.

Los radicales macristas tienen que entender de una vez y para siempre, que Macri no los tiene en cuenta a la hora de las decisiones, que no son parte del gobierno y que sólo gobierna el Pro. La dirigencia es la que tiene que entender, no creo que deban hacer la gran Chacho Álvarez, pero tampoco pueden ser tan funcionales a un proyecto que es la decadencia y el sufrimiento de los más pobres, esto no dignifica los principales postulados de la UCR.

Los radicales quedaron molestos porque no fueron invitados por Macri, a la cumbre que definirá el rumbo del Gobierno en el futuro.

Macri recibió a Peña, Larreta y Vidal quienes trazaron los planes de Gobierno, dejando fuera a sus principales aliados la UCR.

Mauricio Macri ignoró a la UCR y el más enojado es Alfredo Cornejo, gobernador de Mendoza y presidente de la UCR, que ayer dijo sin vueltas que las corridas financieras se frenan con conducción política, un golpe directo a Peña, apuntado por los mercados como responsable de la crisis.

La bronca en el radicalismo por los errores del Gobierno, que en muchos casos advirtieron oportunamente sin conseguir ninguna rectificación por parte de Macri, hizo que ya empiecen a tantear una candidatura presidencial de un hombre del radicalismo, Ricardo Alfonsín les marca el camino.

Señores dirigentes, son los representantes del partido centenario, un partido de centro izquierda que siempre hizo valer el derecho de los pobres, desde Yrigoyen hasta Alfonsín, ustedes pueden comerse el ninguneo en los personales, pero hagan respetar, al partido Radical.

Ricardo Oscar Romano
elclorindense@gmail.com