Las palabras de Vidal sobre las universidades del gran Buenos Aires, son bastante fáciles de entender si hacemos apenas un repaso de las vicisitudes de la universalización de la educación primaria y secundaria.

La cosa fue más o menos así: los dueños del capital resistieron cuanto pudieron los reclamos populares a favor de la escuela pública; recién empezaron a aflojar cuando el capital empezó a necesitar que sus asalariados tuvieran cierto grado de preparación. Ahí si entonces comenzaron a dar respuestas al reclamo de los sectores del trabajo a favor de la universalización de la enseñanza. Mientras esta no fuera necesaria para el capital, no tenían interés en que los gobiernos pusieran plata en la educación para todos. Eso obligaría al capital a pagar más impuestos. Si los capitales no necesitan que los pobres se eduquen, los pobres no tienen por qué educarse. Si quieren educarse, que se hagan ricos.

Pues bien, algo así pasa con las universidades. El capital todavía no necesita que todos los que no son ricos, tengan estudios universitarios. Solo hacen falta algunos. Garantizarles la universidad a todos, sin que el capital lo necesite, es un sinsentido. Este, a grandes rasgos, es el razonamiento que está detrás de las palabras de Vidal. Tal vez ni lo sabe.

La Causa.

Ricardo Romano
ricardo.romano.clorinda@gmail.com

Warning: call_user_func_array() expects parameter 1 to be a valid callback, array must have exactly two members in /home/clorinda/public_html/Sin.Vueltas/wp-includes/class-wp-hook.php on line 288