Pánfilo Ayala.

Ayer visitando parcelas de cultivo de tomate en la colonia San Juan un productor me comentó que al ver su producción destruirse por el ataque de bacteria, solicitó asistencia técnica a la Ingeniera designada por el Ministerio de la Producción y Ambiente de Formosa para el sector tomatero; según este productor la profesional le sugirió que fumigue su cultivo con “lavandina” para combatir dicho ataque.

El productor desobedeció la recomendación de la Ingeniera porque creía que la “lavandina” tiene cloro y eso le produciría perdida de floración y detendría el crecimiento de la planta y que la sugerencia causaría más daño de lo que ya tenía.

Ricardo Romano
ricardo.romano.clorinda@gmail.com