CARTA DE LECTOR

Stella Maris Berazategui. Qué lástima que sentí y vergüenza, al