RUBÉN ACOSTA COMO EMPLEADO BANCARIO Y CONCEJAL RECIBIÓ SUCULENTOS AUMENTOS SALARIALES DURANTE 2016, 2017 Y 2018

En su condición de empleado bancario recibió en 2016 un incremento salarial del 33% más un bono de $18.000. En 2017 19,5% y luego por cláusula gatillo 5,3%, totalizando 24,8%, mientras que para 2018 la propuesta de la patronal (aún no aprobada) sería 15% y bono de $10.000.

En su condición de Concejal, Acosta vio incrementado su dieta y otros rubros que percibe como Vicepresidente del Concejo Deliberante en el orden del 20% en 2016, 20% en 2017 y otro 20% en 2018.

Con este nivel de ingresos es un hombre que no vive los sobresaltos económicos del resto de la ciudadanía. Con los suculentos sueldos que percibe puede absorber los altos niveles de inflación de los últimos tres años que mencionamos.

Mientras que el jubilado, el empleado municipal, los pensionados y el empleado público en general vio degradado su salario y sufrió una fuerte pérdida del poder adquisitivo además de tener que afrontar subas descomunales de gas, combustibles, energía eléctrica, medicamentos y productos básicos de la canasta básica de alimentos.

En el caso de Acosta no las sufrió ni las sufre, por eso su visión sui generis de la realidad argentina la sustenta en sus ingresos y no en la de sus representados, porque como hemos dicho desde siempre este oscuro concejal vive, adentro de un termo.

Hacemos esta nota a raíz del Desconocimiento de la realidad del hombre de a pie su aparición pública y las declaraciones que formuló en estos días luego de meses llamado a silencio no hace más que ratificar que este muchacho vive en un termo y qué opina por cómo le va a él, en el mejor de los casos, también puede pintar que vivimos en Suiza, para quedar bien con su patrón, el intendente Celauro, también un tiro por elevación chupándole las medias a Macri, a través de los radicales macristas que invaden el radicalismo.